Recetas tradicionales

McDonald's noviembre comps mejor del año

McDonald's noviembre comps mejor del año


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Las ventas en las mismas tiendas de McDonald's en noviembre fueron las mejores del año tanto para su sistema global como para sus restaurantes en Estados Unidos, dijo la compañía el jueves, impulsadas por elementos del menú como McRib y McNuggets y bebidas de McCafé.

Las ventas globales en mismas tiendas aumentaron un 7,4 por ciento, lo que refleja ganancias del 6,5 por ciento en los Estados Unidos, del 6,5 por ciento en Europa y del 8,1 por ciento en la región de Asia-Pacífico, Medio Oriente y África, o APMEA.

"Escuchamos a nuestros clientes y les ofrecemos lo que esperan de McDonald's optimizando nuestro menú, modernizando la experiencia del cliente y ampliando la accesibilidad a nuestra marca", dijo el director ejecutivo de McDonald's Corp., Jim Skinner. "El firme enfoque de McDonald's en nuestros clientes y nuestras operaciones bajo el Plan para Ganar está impulsando el impulso sostenido de nuestro negocio global".

En los Estados Unidos, los resultados de noviembre de McDonald's enfrentaron una comparación difícil con un aumento del 4.8 por ciento en las ventas mismas tiendas en noviembre de 2010, que se benefició de la primera oferta nacional de la cadena del popular McRib. La compañía ejecutó una oferta de McRib en sus más de 14,000 restaurantes nacionales nuevamente este año y la promovió con una búsqueda del tesoro en las redes sociales, "La búsqueda del Golden McRib".

McDonald's también presentó las primeras bebidas de temporada en su popular línea McCafé en noviembre, Peppermint Mocha y Peppermint Hot Chocolate. La compañía atribuyó a esas bebidas, así como al marketing continuo de desayunos, menús económicos y una promoción de Chicken McNuggets, el aumento de las ventas en la misma tienda.

Los analistas de valores Sara Senatore de Bernstein Research y Andy Barish de Jefferies & Company escribieron en notas de investigación que los resultados de ventas en las mismas tiendas de la compañía superaron las expectativas en general. Senatore y Barish habían proyectado un aumento en los Estados Unidos de 4.3 por ciento y 4.5 por ciento, respectivamente.

Ambos analistas señalaron que McDonald's tomó un pequeño aumento de precios en los Estados Unidos en noviembre - Senatore escribió que la cifra era del 0,75 por ciento y Barish estimó que el aumento estaría entre el 0,5 por ciento y el 1 por ciento - y que un cambio de calendario en noviembre de uno menos El lunes y un miércoles adicional afectaron positivamente los resultados entre el 0,1 por ciento y el 0,4 por ciento.

Una vez más, los sólidos resultados en el Reino Unido, Alemania, Francia y Rusia abrieron el camino en el aumento de las ventas en las mismas tiendas de la división europea, dijo McDonald's. En todo ese segmento, McDonald's continuó rediseñando restaurantes, introduciendo ofertas por tiempo limitado y equilibrando menús entre artículos de valor, de nivel medio y premium.

La marca agregó que los menús locales representaron gran parte del éxito en APMEA el mes pasado. Los aumentos en Japón y China contribuyeron en gran parte al aumento de las ventas mismas tiendas de esa división. McDonald's dijo en su conferencia del Día del Inversor el mes pasado que la mayoría de las 1.300 aperturas de restaurantes de la compañía en todo el mundo en 2012 se realizarían en APMEA.

McDonald's, con sede en Oak Brook, Illinois, opera o otorga franquicias a más de 33,000 restaurantes en 119 países.

Póngase en contacto con Mark Brandau en [email protected]
Síguelo en Twitter: @Mark_from_NRN


Hay un nuevo drama legal en torno a las máquinas de refrescos de McDonald's

Las máquinas de refrescos de McDonald's, que siempre están rotas, están, una vez más, en el centro de atención. Después de la noticia a fines de 2020 de la creciente popularidad de Kytch, un dispositivo de terceros que puede mejorar el rendimiento de la máquina de servicio suave de la cadena, McDonald's supuestamente intervino para sabotear a la incipiente empresa de tecnología que lo fabrica. Como resultado, el gigante de la comida rápida puede enfrentar una demanda.

Las máquinas de refrescos habían estado en los titulares mucho antes de que apareciera Kytch. El equipo, producido por una compañía llamada Taylor y conocido oficialmente como "Taylor C602", es notoriamente poco confiable y es un remate habitual entre los clientes en las redes sociales. Algunos afirman que es casi imposible conseguir un helado en su McDonald's local porque esas máquinas desafortunadas están "fuera de servicio" la mayoría de las veces. En marzo, cuando se desembolsó el tercer cheque de estímulo federal, cientos de fanáticos de McDonald's tuitearon alguna versión del chiste de que donarían sus $ 1,400 para reparar los servicios suaves de Mickey D's locales. Un año antes de eso, McDonald's obtuvo casi treinta mil me gusta con un Tweet burlándose de sus propias máquinas.

Eso fue en agosto de 2020. Pero en tres meses, la actitud de la cadena aparentemente cambió con la noticia del nuevo dispositivo de terceros, que fácilmente podría "piratear" la máquina de servicio suave y arreglarla. La tecnología fue desarrollada por Kytch, una empresa con sede en California cofundada por la pareja de ingenieros Melissa Nelson y Jeremy O'Sullivan.

Algunos franquiciados de McDonald's vieron a Kytch como una solución muy necesaria para sus problemas de servicio suave y comenzaron a usar el dispositivo rápidamente. Después de todo, habían estado esperando una solución para todo el sistema durante años, pero McDonald's nunca cumplió sus promesas. Lo que les quedaba eran máquinas caras cuyo funcionamiento interno era inaccesible para ellos, a menos que contrataran a distribuidores aprobados por Taylor para realizar reparaciones y mantenimiento costosos. Por otro lado, Kytch básicamente ofrecía herramientas fáciles de usar para diagnosticar y, en algunos casos, prevenir el mal funcionamiento de la máquina de servicio suave.

El evangelio de Kytch se difundió ampliamente entre los operadores de McDonald's cuando Tyler Gamble, un miembro prominente de la Asociación Nacional de Propietarios (la conferencia más grande de franquiciados de McDonald's), lo respaldó en octubre pasado. Después de eso, Kytch vendió unos 500 dispositivos, y se prevé que se vendan otros 500 a finales de año. Teniendo en cuenta que el mercado total de soluciones de equipos Taylor consta de aproximadamente 13.000 establecimientos McDonald's, la empresa tuvo un gran comienzo.

Pero todo se detuvo el 2 de noviembre, cuando McDonald's, aparentemente de la nada, emitió un aviso para toda la franquicia desalentando a los propietarios de las tiendas a instalar Kytch y advirtiéndoles que el uso del dispositivo invalidaría sus garantías con Taylor. Al día siguiente, un correo electrónico de seguimiento de McDonald's anunció el lanzamiento de la propia "Taylor Shake Sundae Connectivity" de Taylor, un dispositivo de interfaz de usuario similar en concepto a Kytch.

Un portavoz de McDonald's confirmó ¡Come esto, no eso! que la compañía, de hecho, advirtió a sus franquiciados que el uso de Kytch invalidaría sus garantías, así como también señaló los posibles riesgos de seguridad involucrados. "El software de Kytch incluye una función de operación remota y, con esta función, creemos que cualquier persona que limpie, opere o repare nuestras máquinas de servicio suave (como miembros del equipo de restaurante o técnicos de mantenimiento) podría resultar lesionado si el equipo se enciende de forma remota", agregó. dijo la compañía en un comunicado.

McDonald's también confirmó que se está trabajando en una nueva "solución de conectividad" patentada y que actualmente se está probando en varias docenas de ubicaciones en todo el país. La tecnología permitirá a los gerentes de restaurantes recibir actualizaciones por mensaje de texto de sus máquinas de servicio suave cuando haya un problema y proporcionará datos para ayudar a que sigan funcionando sin problemas.

Los fabricantes de Kytch, sin embargo, sospechan de un juego sucio: McDonald's solo anunció su propio dispositivo muy similar después de que Kytch ya había estado en el mercado. Pero la cadena de restaurantes niega haber copiado a Kytch, afirmando que "desde hace varios años, hemos estado explorando varias oportunidades para mejorar la confiabilidad en asociación con Taylor".

Los contratos de Kytch's prohíben a los franquiciados de McDonald's compartir la tecnología con terceros. Si, como creen Nelson y O'Sullivan, Taylor logró acceder a un dispositivo Kytch (que la compañía no ha negado), habría sido con la ayuda de una franquicia de McDonald's. Como le revelaron a Cableado, los fabricantes de Kytch sospechan que varios de sus clientes de McDonald's han violado sus contratos, incluido, en particular, Gamble, y planean presentar demandas contra ellos.

Más allá de los franquiciados individuales, O'Sullivan dijo a la publicación que Kytch tiene la intención de "responsabilizar plenamente a todas las partes culpables" y expresó interés en llevar a McDonald's y Taylor a los tribunales. Queda por ver qué vendrá de las demandas pendientes.

Por su parte, McDonald's niega haber actuado mal. "No hay conspiración aquí. Elegimos equipos y proveedores que creemos que servirán mejor a los franquiciados de McDonald's, al personal del restaurante y a los clientes", se lee en su declaración.

No olvide suscribirse a nuestro boletín para recibir las últimas noticias sobre restaurantes directamente en su bandeja de entrada.

Nota del editor: este artículo se ha actualizado con comentarios de McDonald's.


Hay un nuevo drama legal en torno a las máquinas de refrescos de McDonald's

Las máquinas de refrescos de McDonald's, que siempre están rotas, están, una vez más, en el centro de atención. Después de que se supo la noticia a fines de 2020 de la creciente popularidad de Kytch, un dispositivo de terceros que puede mejorar el rendimiento de la máquina de servicio suave de la cadena, McDonald's supuestamente intervino para sabotear a la incipiente empresa de tecnología que lo fabrica. Como resultado, el gigante de la comida rápida puede enfrentar una demanda.

Las máquinas de refrescos habían estado en los titulares mucho antes de que apareciera Kytch. El equipo, producido por una compañía llamada Taylor y conocido oficialmente como "Taylor C602", es notoriamente poco confiable y es un remate habitual entre los clientes en las redes sociales. Algunos afirman que es casi imposible conseguir un helado en su McDonald's local porque esas máquinas desafortunadas están "fuera de servicio" la mayoría de las veces. En marzo, cuando se desembolsó el tercer cheque de estímulo federal, cientos de fanáticos de McDonald's tuitearon alguna versión del chiste de que donarían sus $ 1,400 para reparar los servicios suaves de Mickey D's locales. Un año antes de eso, McDonald's obtuvo casi treinta mil me gusta con un Tweet burlándose de sus propias máquinas.

Eso fue en agosto de 2020. Pero en tres meses, la actitud de la cadena aparentemente cambió con la noticia del nuevo dispositivo de terceros, que fácilmente podría "piratear" la máquina de servicio suave y arreglarla. La tecnología fue desarrollada por Kytch, una empresa con sede en California cofundada por la pareja de ingenieros Melissa Nelson y Jeremy O'Sullivan.

Algunos franquiciados de McDonald's vieron a Kytch como una solución muy necesaria para sus problemas de servicio suave y comenzaron a usar el dispositivo rápidamente. Después de todo, habían estado esperando una solución para todo el sistema durante años, pero McDonald's nunca cumplió sus promesas. Lo que les quedaba eran máquinas caras cuyo funcionamiento interno era inaccesible para ellos, a menos que contrataran a distribuidores aprobados por Taylor para realizar reparaciones y mantenimiento costosos. Por otro lado, Kytch básicamente ofrecía herramientas fáciles de usar para diagnosticar y, en algunos casos, prevenir el mal funcionamiento de la máquina de servicio suave.

El evangelio de Kytch se difundió ampliamente entre los operadores de McDonald's cuando Tyler Gamble, un miembro prominente de la Asociación Nacional de Propietarios (la conferencia más grande de franquiciados de McDonald's), lo respaldó en octubre pasado. Después de eso, Kytch vendió unos 500 dispositivos, y se prevé que se vendan otros 500 a finales de año. Teniendo en cuenta que el mercado total de soluciones de equipos Taylor consta de aproximadamente 13.000 establecimientos McDonald's, la empresa tuvo un gran comienzo.

Pero todo se detuvo el 2 de noviembre, cuando McDonald's, aparentemente de la nada, emitió un aviso para toda la franquicia desalentando a los propietarios de las tiendas a instalar Kytch y advirtiéndoles que el uso del dispositivo invalidaría sus garantías con Taylor. Al día siguiente, un correo electrónico de seguimiento de McDonald's anunció el lanzamiento de la propia "Taylor Shake Sundae Connectivity" de Taylor, un dispositivo de interfaz de usuario similar en concepto a Kytch.

Un portavoz de McDonald's confirmó ¡Come esto, no eso! que la compañía, de hecho, advirtió a sus franquiciados que el uso de Kytch invalidaría sus garantías, así como también señaló los posibles riesgos de seguridad involucrados. "El software de Kytch incluye una función de operación remota y, con esta función, creemos que cualquier persona que limpie, opere o repare nuestras máquinas de servicio suave (como miembros del equipo de restaurante o técnicos de mantenimiento) podría resultar lesionado si el equipo se enciende de forma remota", agregó. dijo la compañía en un comunicado.

McDonald's también confirmó que se está trabajando en una nueva "solución de conectividad" patentada y que actualmente se está probando en varias docenas de ubicaciones en todo el país. La tecnología permitirá a los gerentes de restaurantes recibir actualizaciones por mensaje de texto de sus máquinas de servicio suave cuando haya un problema y proporcionará datos para ayudar a que sigan funcionando sin problemas.

Los fabricantes de Kytch, sin embargo, sospechan de un juego sucio: McDonald's solo anunció su propio dispositivo muy similar después de que Kytch ya había estado en el mercado. Pero la cadena de restaurantes niega haber copiado a Kytch, afirmando que "desde hace varios años, hemos estado explorando varias oportunidades para mejorar la confiabilidad en asociación con Taylor".

Los contratos de Kytch's prohíben a los franquiciados de McDonald's compartir la tecnología con terceros. Si, como creen Nelson y O'Sullivan, Taylor logró acceder a un dispositivo Kytch (que la compañía no ha negado), habría sido con la ayuda de una franquicia de McDonald's. Como le revelaron a Cableado, los fabricantes de Kytch sospechan que varios de sus clientes de McDonald's han violado sus contratos, incluido, en particular, Gamble, y planean presentar demandas contra ellos.

Más allá de los franquiciados individuales, O'Sullivan dijo a la publicación que Kytch tiene la intención de "responsabilizar plenamente a todas las partes culpables" y expresó interés en llevar a McDonald's y Taylor a los tribunales. Queda por ver qué vendrá de las demandas pendientes.

Por su parte, McDonald's niega haber actuado mal. "No hay conspiración aquí. Elegimos equipos y proveedores que creemos que servirán mejor a los franquiciados de McDonald's, al personal del restaurante y a los clientes", se lee en su declaración.

No olvide suscribirse a nuestro boletín para recibir las últimas noticias sobre restaurantes directamente en su bandeja de entrada.

Nota del editor: este artículo se ha actualizado con comentarios de McDonald's.


Hay un nuevo drama legal en torno a las máquinas de refrescos de McDonald's

Las máquinas de helados suaves de McDonald's que siempre están rotas están, una vez más, en el centro de atención. Después de que se supo la noticia a fines de 2020 de la creciente popularidad de Kytch, un dispositivo de terceros que puede mejorar el rendimiento de la máquina de servicio suave de la cadena, McDonald's supuestamente intervino para sabotear a la incipiente empresa de tecnología que lo fabrica. Como resultado, el gigante de la comida rápida puede enfrentar una demanda.

Las máquinas de refrescos habían estado en los titulares mucho antes de que apareciera Kytch. El equipo, producido por una compañía llamada Taylor y conocido oficialmente como "Taylor C602", es notoriamente poco confiable y es un remate habitual entre los clientes en las redes sociales. Algunos afirman que es casi imposible conseguir un helado en su McDonald's local porque esas máquinas desafortunadas están "fuera de servicio" la mayoría de las veces. En marzo, cuando se desembolsó el tercer cheque de estímulo federal, cientos de fanáticos de McDonald's tuitearon alguna versión del chiste de que donarían sus $ 1,400 para reparar los servicios suaves de Mickey D's locales. Un año antes de eso, McDonald's obtuvo casi treinta mil me gusta con un Tweet burlándose de sus propias máquinas.

Eso fue en agosto de 2020. Pero en tres meses, la actitud de la cadena aparentemente cambió con la noticia del nuevo dispositivo de terceros, que fácilmente podría "piratear" la máquina de servicio suave y arreglarla. La tecnología fue desarrollada por Kytch, una empresa con sede en California cofundada por la pareja de ingenieros Melissa Nelson y Jeremy O'Sullivan.

Algunos franquiciados de McDonald's vieron a Kytch como una solución muy necesaria para sus problemas de servicio suave y comenzaron a usar el dispositivo rápidamente. Después de todo, habían estado esperando una solución para todo el sistema durante años, pero McDonald's nunca cumplió sus promesas. Lo que les quedaba eran máquinas caras cuyo funcionamiento interno era inaccesible para ellos, a menos que contrataran a distribuidores aprobados por Taylor para realizar reparaciones y mantenimiento costosos. Por otro lado, Kytch básicamente ofrecía herramientas fáciles de usar para diagnosticar y, en algunos casos, prevenir el mal funcionamiento de la máquina de servicio suave.

El evangelio de Kytch se difundió ampliamente entre los operadores de McDonald's cuando Tyler Gamble, un miembro prominente de la Asociación Nacional de Propietarios (la conferencia más grande de franquiciados de McDonald's), lo respaldó en octubre pasado. Después de eso, Kytch vendió unos 500 dispositivos, y se prevé que se vendan otros 500 a finales de año. Teniendo en cuenta que el mercado total de soluciones de equipos Taylor consta de aproximadamente 13.000 establecimientos McDonald's, la empresa tuvo un gran comienzo.

Pero todo se detuvo el 2 de noviembre, cuando McDonald's, aparentemente de la nada, emitió un aviso para toda la franquicia desalentando a los propietarios de las tiendas a instalar Kytch y advirtiéndoles que el uso del dispositivo invalidaría sus garantías con Taylor. Al día siguiente, un correo electrónico de seguimiento de McDonald's anunció el lanzamiento de la propia "Taylor Shake Sundae Connectivity" de Taylor, un dispositivo de interfaz de usuario similar en concepto a Kytch.

Un portavoz de McDonald's confirmó ¡Come esto, no eso! que la compañía, de hecho, advirtió a sus franquiciados que el uso de Kytch invalidaría sus garantías, así como también señaló los posibles riesgos de seguridad involucrados. "El software de Kytch incluye una función de operación remota y, con esta función, creemos que cualquier persona que limpie, opere o repare nuestras máquinas de servicio suave (como miembros del equipo de restaurante o técnicos de mantenimiento) podría resultar lesionado si el equipo se enciende de forma remota", agregó. dijo la compañía en un comunicado.

McDonald's también confirmó que se está trabajando en una nueva "solución de conectividad" patentada y que actualmente se está probando en varias docenas de ubicaciones en todo el país. La tecnología permitirá a los gerentes de restaurantes recibir actualizaciones por mensaje de texto de sus máquinas de servicio suave cuando haya un problema y proporcionará datos para ayudar a que sigan funcionando sin problemas.

Los fabricantes de Kytch, sin embargo, sospechan de un juego sucio: McDonald's solo anunció su propio dispositivo muy similar después de que Kytch ya había estado en el mercado. Pero la cadena de restaurantes niega haber copiado a Kytch, afirmando que "desde hace varios años, hemos estado explorando varias oportunidades para mejorar la confiabilidad en asociación con Taylor".

Los contratos de Kytch's prohíben a los franquiciados de McDonald's compartir la tecnología con terceros. Si, como creen Nelson y O'Sullivan, Taylor logró acceder a un dispositivo Kytch (que la compañía no ha negado), habría sido con la ayuda de una franquicia de McDonald's. Como le revelaron a Cableado, los fabricantes de Kytch sospechan que varios de sus clientes de McDonald's han violado sus contratos, incluido, en particular, Gamble, y planean presentar demandas contra ellos.

Más allá de los franquiciados individuales, O'Sullivan dijo a la publicación que Kytch tiene la intención de "responsabilizar plenamente a todas las partes culpables" y expresó interés en llevar a McDonald's y Taylor a los tribunales. Queda por ver qué vendrá de las demandas pendientes.

Por su parte, McDonald's niega haber actuado mal. "No hay conspiración aquí. Elegimos equipos y proveedores que creemos que servirán mejor a los franquiciados de McDonald's, al personal del restaurante y a los clientes", se lee en su declaración.

No olvide suscribirse a nuestro boletín para recibir las últimas noticias sobre restaurantes directamente en su bandeja de entrada.

Nota del editor: este artículo se ha actualizado con comentarios de McDonald's.


Hay un nuevo drama legal en torno a las máquinas de refrescos de McDonald's

Las máquinas de refrescos de McDonald's, que siempre están rotas, están, una vez más, en el centro de atención. Después de la noticia a fines de 2020 de la creciente popularidad de Kytch, un dispositivo de terceros que puede mejorar el rendimiento de la máquina de servicio suave de la cadena, McDonald's supuestamente intervino para sabotear a la incipiente empresa de tecnología que lo fabrica. Como resultado, el gigante de la comida rápida puede enfrentar una demanda.

Las máquinas de refrescos habían estado en los titulares mucho antes de que apareciera Kytch. El equipo, producido por una compañía llamada Taylor y conocido oficialmente como "Taylor C602", es notoriamente poco confiable y es un remate habitual entre los clientes en las redes sociales. Algunos afirman que es casi imposible conseguir un helado en su McDonald's local porque esas máquinas desafortunadas están "fuera de servicio" la mayoría de las veces. En marzo, cuando se desembolsó el tercer cheque de estímulo federal, cientos de fanáticos de McDonald's tuitearon alguna versión del chiste de que donarían sus $ 1,400 para reparar los servicios suaves de Mickey D's locales. Un año antes de eso, McDonald's obtuvo casi treinta mil me gusta con un Tweet burlándose de sus propias máquinas.

Eso fue en agosto de 2020. Pero en tres meses, la actitud de la cadena aparentemente cambió con la noticia del nuevo dispositivo de terceros, que fácilmente podría "piratear" la máquina de servicio suave y arreglarla. La tecnología fue desarrollada por Kytch, una empresa con sede en California cofundada por la pareja de ingenieros Melissa Nelson y Jeremy O'Sullivan.

Algunos franquiciados de McDonald's vieron a Kytch como una solución muy necesaria para sus problemas de servicio suave y comenzaron a usar el dispositivo rápidamente. Después de todo, habían estado esperando una solución para todo el sistema durante años, pero McDonald's nunca cumplió sus promesas. Lo que les quedaba eran máquinas caras cuyo funcionamiento interno era inaccesible para ellos, a menos que contrataran a distribuidores aprobados por Taylor para realizar costosas reparaciones y mantenimiento. Por otro lado, Kytch básicamente ofrecía herramientas fáciles de usar para diagnosticar y, en algunos casos, prevenir el mal funcionamiento de la máquina de servicio suave.

El evangelio de Kytch se difundió ampliamente entre los operadores de McDonald's cuando Tyler Gamble, un miembro prominente de la Asociación Nacional de Propietarios (la conferencia más grande de franquiciados de McDonald's), lo respaldó en octubre pasado. Después de eso, Kytch vendió unos 500 dispositivos, y se prevé que se vendan otros 500 a finales de año. Teniendo en cuenta que el mercado total de soluciones de equipos Taylor consta de aproximadamente 13.000 establecimientos McDonald's, la empresa tuvo un gran comienzo.

Pero todo se detuvo el 2 de noviembre, cuando McDonald's, aparentemente de la nada, emitió un aviso para toda la franquicia desalentando a los propietarios de las tiendas a instalar Kytch y advirtiéndoles que el uso del dispositivo invalidaría sus garantías con Taylor. Al día siguiente, un correo electrónico de seguimiento de McDonald's anunció el lanzamiento de la propia "Taylor Shake Sundae Connectivity" de Taylor, un dispositivo de interfaz de usuario similar en concepto a Kytch.

Un portavoz de McDonald's confirmó ¡Come esto, no eso! que la compañía, de hecho, advirtió a sus franquiciados que el uso de Kytch invalidaría sus garantías, así como también señaló los posibles riesgos de seguridad involucrados. "El software de Kytch incluye una función de operación remota y, con esta función, creemos que cualquier persona que limpie, opere o repare nuestras máquinas de servicio suave (como miembros del equipo de restaurante o técnicos de mantenimiento) podría resultar lesionado si el equipo se enciende de forma remota", agregó. dijo la compañía en un comunicado.

McDonald's también confirmó que se está trabajando en una nueva "solución de conectividad" patentada y que actualmente se está probando en varias docenas de ubicaciones en todo el país. La tecnología permitirá a los gerentes de restaurantes recibir actualizaciones por mensaje de texto de sus máquinas de servicio suave cuando haya un problema y proporcionará datos para ayudar a que sigan funcionando sin problemas.

Los fabricantes de Kytch, sin embargo, sospechan de un juego sucio: McDonald's solo anunció su propio dispositivo muy similar después de que Kytch ya había estado en el mercado. Pero la cadena de restaurantes niega haber copiado a Kytch, afirmando que "desde hace varios años, hemos estado explorando varias oportunidades para mejorar la confiabilidad en asociación con Taylor".

Los contratos de Kytch's prohíben a los franquiciados de McDonald's compartir la tecnología con terceros. Si, como creen Nelson y O'Sullivan, Taylor logró acceder a un dispositivo Kytch (que la compañía no ha negado), habría sido con la ayuda de una franquicia de McDonald's. Como le revelaron a Cableado, los fabricantes de Kytch sospechan que varios de sus clientes de McDonald's han violado sus contratos, incluido, en particular, Gamble, y planean presentar demandas contra ellos.

Más allá de los franquiciados individuales, O'Sullivan dijo a la publicación que Kytch tiene la intención de "responsabilizar plenamente a todas las partes culpables" y expresó interés en llevar a McDonald's y Taylor a los tribunales. Queda por ver qué vendrá de las demandas pendientes.

Por su parte, McDonald's niega haber actuado mal. "No hay conspiración aquí. Elegimos equipos y proveedores que creemos que servirán mejor a los franquiciados de McDonald's, al personal del restaurante y a los clientes", se lee en su declaración.

No olvide suscribirse a nuestro boletín para recibir las últimas noticias sobre restaurantes directamente en su bandeja de entrada.

Nota del editor: este artículo se ha actualizado con comentarios de McDonald's.


Hay un nuevo drama legal en torno a las máquinas de refrescos de McDonald's

Las máquinas de refrescos de McDonald's, que siempre están rotas, están, una vez más, en el centro de atención. Después de la noticia a fines de 2020 de la creciente popularidad de Kytch, un dispositivo de terceros que puede mejorar el rendimiento de la máquina de servicio suave de la cadena, McDonald's supuestamente intervino para sabotear a la incipiente empresa de tecnología que lo fabrica. Como resultado, el gigante de la comida rápida puede enfrentar una demanda.

Las máquinas de refrescos habían estado en los titulares mucho antes de que apareciera Kytch. El equipo, producido por una compañía llamada Taylor y conocido oficialmente como "Taylor C602", es notoriamente poco confiable y es un remate habitual entre los clientes en las redes sociales. Algunos afirman que es casi imposible conseguir un helado en su McDonald's local porque esas máquinas desafortunadas están "fuera de servicio" la mayoría de las veces. En marzo, cuando se desembolsó el tercer cheque de estímulo federal, cientos de fanáticos de McDonald's tuitearon alguna versión del chiste de que donarían sus $ 1,400 para reparar los servicios suaves de Mickey D's locales. Un año antes de eso, McDonald's obtuvo casi treinta mil me gusta con un Tweet burlándose de sus propias máquinas.

Eso fue en agosto de 2020. Pero en tres meses, la actitud de la cadena aparentemente cambió con la noticia del nuevo dispositivo de terceros, que fácilmente podría "piratear" la máquina de servicio suave y arreglarla. La tecnología fue desarrollada por Kytch, una empresa con sede en California cofundada por la pareja de ingenieros Melissa Nelson y Jeremy O'Sullivan.

Algunos franquiciados de McDonald's vieron a Kytch como una solución muy necesaria para sus problemas de servicio suave y comenzaron a usar el dispositivo rápidamente. Después de todo, habían estado esperando una solución para todo el sistema durante años, pero McDonald's nunca cumplió sus promesas. Lo que les quedaba eran máquinas caras cuyo funcionamiento interno era inaccesible para ellos, a menos que contrataran a distribuidores aprobados por Taylor para realizar costosas reparaciones y mantenimiento. Por otro lado, Kytch básicamente ofrecía herramientas fáciles de usar para diagnosticar y, en algunos casos, prevenir el mal funcionamiento de la máquina de servicio suave.

El evangelio de Kytch se difundió ampliamente entre los operadores de McDonald's cuando Tyler Gamble, un miembro prominente de la Asociación Nacional de Propietarios (la conferencia más grande de franquiciados de McDonald's), lo respaldó en octubre pasado. Después de eso, Kytch vendió unos 500 dispositivos, y se prevé que se vendan otros 500 a finales de año. Teniendo en cuenta que el mercado total de soluciones de equipos Taylor consta de aproximadamente 13.000 establecimientos McDonald's, la empresa tuvo un gran comienzo.

Pero todo se detuvo el 2 de noviembre, cuando McDonald's, aparentemente de la nada, emitió un aviso para toda la franquicia desalentando a los propietarios de las tiendas a instalar Kytch y advirtiéndoles que el uso del dispositivo invalidaría sus garantías con Taylor. Al día siguiente, un correo electrónico de seguimiento de McDonald's anunció el lanzamiento de la propia "Taylor Shake Sundae Connectivity" de Taylor, un dispositivo de interfaz de usuario similar en concepto a Kytch.

Un portavoz de McDonald's confirmó ¡Come esto, no eso! que la compañía, de hecho, advirtió a sus franquiciados que el uso de Kytch invalidaría sus garantías, así como también señaló los posibles riesgos de seguridad involucrados. "El software de Kytch incluye una función de operación remota, y con esta característica, creemos que cualquier persona que limpie, opere o repare nuestras máquinas de servicio suave (como miembros del equipo de restaurante o técnicos de mantenimiento) podría resultar lesionado si el equipo se enciende de forma remota", agregó. dijo la compañía en un comunicado.

McDonald's también confirmó que se está trabajando en una nueva "solución de conectividad" patentada y que actualmente se está probando en varias docenas de ubicaciones en todo el país. La tecnología permitirá a los gerentes de restaurantes recibir actualizaciones por mensaje de texto de sus máquinas de servicio suave cuando haya un problema y proporcionará datos para ayudar a que sigan funcionando sin problemas.

Los fabricantes de Kytch, sin embargo, sospechan de un juego sucio: McDonald's solo anunció su propio dispositivo muy similar después de que Kytch ya había estado en el mercado. Pero la cadena de restaurantes niega haber copiado a Kytch, afirmando que "desde hace varios años, hemos estado explorando varias oportunidades para mejorar la confiabilidad en asociación con Taylor".

Los contratos de Kytch's prohíben a los franquiciados de McDonald's compartir la tecnología con terceros. Si, como creen Nelson y O'Sullivan, Taylor logró acceder a un dispositivo Kytch (que la compañía no ha negado), habría sido con la ayuda de una franquicia de McDonald's. Como le revelaron a Cableado, los fabricantes de Kytch sospechan que varios de sus clientes de McDonald's han violado sus contratos, incluido, en particular, Gamble, y planean presentar demandas contra ellos.

Más allá de los franquiciados individuales, O'Sullivan dijo a la publicación que Kytch tiene la intención de "responsabilizar plenamente a todas las partes culpables" y expresó interés en llevar a McDonald's y Taylor a los tribunales. Queda por ver lo que vendrá de las demandas pendientes.

Por su parte, McDonald's niega haber actuado mal. "No hay conspiración aquí. Elegimos equipos y proveedores que creemos que servirán mejor a los franquiciados de McDonald's, al personal del restaurante y a los clientes", se lee en su declaración.

No olvide suscribirse a nuestro boletín para recibir las últimas noticias sobre restaurantes directamente en su bandeja de entrada.

Nota del editor: este artículo se ha actualizado con comentarios de McDonald's.


Hay un nuevo drama legal en torno a las máquinas de refrescos de McDonald's

Las máquinas de servicio suave de McDonald's, que siempre están rotas, están, una vez más, en el centro de atención. Después de que se supo la noticia a fines de 2020 de la creciente popularidad de Kytch, un dispositivo de terceros que puede mejorar el rendimiento de la máquina de servicio suave de la cadena, McDonald's supuestamente intervino para sabotear a la incipiente empresa de tecnología que lo fabrica. Como resultado, el gigante de la comida rápida puede enfrentar una demanda.

Las máquinas de helado suave habían estado en los titulares mucho antes de que apareciera Kytch. El equipo, producido por una compañía llamada Taylor y conocido oficialmente como "Taylor C602", es notoriamente poco confiable y es un remate habitual entre los clientes en las redes sociales. Algunos afirman que es casi imposible conseguir un helado en su McDonald's local porque esas máquinas desafortunadas están "fuera de servicio" la mayoría de las veces. In March, when the third federal stimulus check was disbursed, hundreds of McDonald's fans Tweeted some version of the joke that they would donate their $1,400 to repair their local Mickey D's soft serves. A year before that, McDonald's itself scored almost thirty thousand likes with a Tweet making fun of its own machines.

That was in August of 2020. But within three months, the chain's attitude seemingly shifted with news of the new third-party device, which could easily "hack" into the soft serve machine and fix it. The technology was developed by Kytch, a California-based company co-founded by engineering couple Melissa Nelson and Jeremy O'Sullivan.

Some McDonald's franchisees saw Kytch as a much-needed solution to their soft serve problems and started using the device quickly. After all, they had been waiting for a system-wide solution for years, but McDonald's never delivered on their promises. What they were left with were expensive machines whose inner-workings were inaccessible to them, unless they hired Taylor-approved distributors to perform pricey maintenance and fixes. On the other hand, Kytch basically offered user-friendly tools for diagnosing and, in some instances, preventing soft serve machine malfunctions.

The gospel of Kytch was spread far and wide among McDonald's operators when Tyler Gamble, a prominent member of the National Owners Association (the largest conference of McDonald's franchisees), endorsed it last October. After that, Kytch sold some 500 devices, with another 500 projected to be sold by the end of the year. Considering the total market for Taylor equipment solutions consists of about 13,000 McDonald's locations, the company was off to a great start.

But it all came to a halt on November 2, when McDonald's—seemingly out of nowhere—issued a franchise-wide notice discouraging store owners from installing Kytch, and advising them that the use of the device would invalidate their warranties with Taylor. The following day, a follow-up email from McDonald's announced the release of Taylor's own "Taylor Shake Sundae Connectivity"—a user-interface device similar in concept to Kytch.

A McDonald's spokesperson confirmed to ¡Come esto, no eso! that the company did, in fact, warn their franchisees that using Kytch would invalidate their warranties, as well as pointed out potential safety risks involved. "Kytch's software includes a remote operation function, and with this feature, we believe anyone cleaning, operating, or repairing our soft serve machines (like restaurant crew members or maintenance technicians) could potentially be injured if the equipment is turned on remotely," the company said in a statement.

McDonald's also confirmed that a new proprietary "connectivity solution" is in the works, and currently being tested in several dozen locations across the country. The technology will allow restaurant managers to receive text message updates from their soft serve machines when there's a problem and provide data to help keep them running smoothly.

The makers of Kytch, however, suspect foul play—McDonald's only announced their own very similar device after Kytch had already been on the market. But the restaurant chain denies copying Kytch, stating that "For several years now, we've been exploring various opportunities to improve reliability in partnership with Taylor."

Kytch's contracts forbid McDonald's franchisees from sharing the technology with third parties. If, as Nelson and O'Sullivan believe, Taylor did manage to access a Kytch device (which the company has not denied), it would have been with the help of a McDonald's franchisee. As they revealed to Wired, the Kytch makers suspect several of their McDonald's clients have violated their contracts—including, notably, Gamble—and they plan to file lawsuits against them.

Beyond individual franchisees, O'Sullivan told the publication that Kytch intends to "hold every guilty party fully accountable," and expressed interest in bringing McDonald's and Taylor to court. What will come of the pending lawsuits remains to be seen.

For their part, McDonald's denies any wrongdoing. "There's no conspiracy here. We choose equipment and suppliers that we believe will best serve McDonald's franchisees, restaurant crew, and customers," their statement reads.

Don't forget to sign up for our newsletter to get the latest restaurant news delivered straight to your inbox.

Editor's Note: This article has been updated with comments from McDonald's.


There's New Legal Drama Around McDonald's Soft Serve Machines

McDonald's perpetually broken soft serve machines are, once again, in the limelight. After news broke in late 2020 of the increasing popularity of Kytch—a third-party device that can improve the chain's soft serve machine performance—McDonald's allegedly intervened in order to sabotage the fledgling tech company that makes it. As a result, the fast-food giant may be facing a lawsuit.

The soft serve machines had been in the headlines long before Kytch came around. The equipment, produced by a company called Taylor and known officially as the "Taylor C602," is notoriously unreliable and a regular punchline with customers on social media. Some claim it's almost impossible to get a soft serve at their local McDonald's because those ill-fated machines are "out of service" more often than not. In March, when the third federal stimulus check was disbursed, hundreds of McDonald's fans Tweeted some version of the joke that they would donate their $1,400 to repair their local Mickey D's soft serves. A year before that, McDonald's itself scored almost thirty thousand likes with a Tweet making fun of its own machines.

That was in August of 2020. But within three months, the chain's attitude seemingly shifted with news of the new third-party device, which could easily "hack" into the soft serve machine and fix it. The technology was developed by Kytch, a California-based company co-founded by engineering couple Melissa Nelson and Jeremy O'Sullivan.

Some McDonald's franchisees saw Kytch as a much-needed solution to their soft serve problems and started using the device quickly. After all, they had been waiting for a system-wide solution for years, but McDonald's never delivered on their promises. What they were left with were expensive machines whose inner-workings were inaccessible to them, unless they hired Taylor-approved distributors to perform pricey maintenance and fixes. On the other hand, Kytch basically offered user-friendly tools for diagnosing and, in some instances, preventing soft serve machine malfunctions.

The gospel of Kytch was spread far and wide among McDonald's operators when Tyler Gamble, a prominent member of the National Owners Association (the largest conference of McDonald's franchisees), endorsed it last October. After that, Kytch sold some 500 devices, with another 500 projected to be sold by the end of the year. Considering the total market for Taylor equipment solutions consists of about 13,000 McDonald's locations, the company was off to a great start.

But it all came to a halt on November 2, when McDonald's—seemingly out of nowhere—issued a franchise-wide notice discouraging store owners from installing Kytch, and advising them that the use of the device would invalidate their warranties with Taylor. The following day, a follow-up email from McDonald's announced the release of Taylor's own "Taylor Shake Sundae Connectivity"—a user-interface device similar in concept to Kytch.

A McDonald's spokesperson confirmed to ¡Come esto, no eso! that the company did, in fact, warn their franchisees that using Kytch would invalidate their warranties, as well as pointed out potential safety risks involved. "Kytch's software includes a remote operation function, and with this feature, we believe anyone cleaning, operating, or repairing our soft serve machines (like restaurant crew members or maintenance technicians) could potentially be injured if the equipment is turned on remotely," the company said in a statement.

McDonald's also confirmed that a new proprietary "connectivity solution" is in the works, and currently being tested in several dozen locations across the country. The technology will allow restaurant managers to receive text message updates from their soft serve machines when there's a problem and provide data to help keep them running smoothly.

The makers of Kytch, however, suspect foul play—McDonald's only announced their own very similar device after Kytch had already been on the market. But the restaurant chain denies copying Kytch, stating that "For several years now, we've been exploring various opportunities to improve reliability in partnership with Taylor."

Kytch's contracts forbid McDonald's franchisees from sharing the technology with third parties. If, as Nelson and O'Sullivan believe, Taylor did manage to access a Kytch device (which the company has not denied), it would have been with the help of a McDonald's franchisee. As they revealed to Wired, the Kytch makers suspect several of their McDonald's clients have violated their contracts—including, notably, Gamble—and they plan to file lawsuits against them.

Beyond individual franchisees, O'Sullivan told the publication that Kytch intends to "hold every guilty party fully accountable," and expressed interest in bringing McDonald's and Taylor to court. What will come of the pending lawsuits remains to be seen.

For their part, McDonald's denies any wrongdoing. "There's no conspiracy here. We choose equipment and suppliers that we believe will best serve McDonald's franchisees, restaurant crew, and customers," their statement reads.

Don't forget to sign up for our newsletter to get the latest restaurant news delivered straight to your inbox.

Editor's Note: This article has been updated with comments from McDonald's.


There's New Legal Drama Around McDonald's Soft Serve Machines

McDonald's perpetually broken soft serve machines are, once again, in the limelight. After news broke in late 2020 of the increasing popularity of Kytch—a third-party device that can improve the chain's soft serve machine performance—McDonald's allegedly intervened in order to sabotage the fledgling tech company that makes it. As a result, the fast-food giant may be facing a lawsuit.

The soft serve machines had been in the headlines long before Kytch came around. The equipment, produced by a company called Taylor and known officially as the "Taylor C602," is notoriously unreliable and a regular punchline with customers on social media. Some claim it's almost impossible to get a soft serve at their local McDonald's because those ill-fated machines are "out of service" more often than not. In March, when the third federal stimulus check was disbursed, hundreds of McDonald's fans Tweeted some version of the joke that they would donate their $1,400 to repair their local Mickey D's soft serves. A year before that, McDonald's itself scored almost thirty thousand likes with a Tweet making fun of its own machines.

That was in August of 2020. But within three months, the chain's attitude seemingly shifted with news of the new third-party device, which could easily "hack" into the soft serve machine and fix it. The technology was developed by Kytch, a California-based company co-founded by engineering couple Melissa Nelson and Jeremy O'Sullivan.

Some McDonald's franchisees saw Kytch as a much-needed solution to their soft serve problems and started using the device quickly. After all, they had been waiting for a system-wide solution for years, but McDonald's never delivered on their promises. What they were left with were expensive machines whose inner-workings were inaccessible to them, unless they hired Taylor-approved distributors to perform pricey maintenance and fixes. On the other hand, Kytch basically offered user-friendly tools for diagnosing and, in some instances, preventing soft serve machine malfunctions.

The gospel of Kytch was spread far and wide among McDonald's operators when Tyler Gamble, a prominent member of the National Owners Association (the largest conference of McDonald's franchisees), endorsed it last October. After that, Kytch sold some 500 devices, with another 500 projected to be sold by the end of the year. Considering the total market for Taylor equipment solutions consists of about 13,000 McDonald's locations, the company was off to a great start.

But it all came to a halt on November 2, when McDonald's—seemingly out of nowhere—issued a franchise-wide notice discouraging store owners from installing Kytch, and advising them that the use of the device would invalidate their warranties with Taylor. The following day, a follow-up email from McDonald's announced the release of Taylor's own "Taylor Shake Sundae Connectivity"—a user-interface device similar in concept to Kytch.

A McDonald's spokesperson confirmed to ¡Come esto, no eso! that the company did, in fact, warn their franchisees that using Kytch would invalidate their warranties, as well as pointed out potential safety risks involved. "Kytch's software includes a remote operation function, and with this feature, we believe anyone cleaning, operating, or repairing our soft serve machines (like restaurant crew members or maintenance technicians) could potentially be injured if the equipment is turned on remotely," the company said in a statement.

McDonald's also confirmed that a new proprietary "connectivity solution" is in the works, and currently being tested in several dozen locations across the country. The technology will allow restaurant managers to receive text message updates from their soft serve machines when there's a problem and provide data to help keep them running smoothly.

The makers of Kytch, however, suspect foul play—McDonald's only announced their own very similar device after Kytch had already been on the market. But the restaurant chain denies copying Kytch, stating that "For several years now, we've been exploring various opportunities to improve reliability in partnership with Taylor."

Kytch's contracts forbid McDonald's franchisees from sharing the technology with third parties. If, as Nelson and O'Sullivan believe, Taylor did manage to access a Kytch device (which the company has not denied), it would have been with the help of a McDonald's franchisee. As they revealed to Wired, the Kytch makers suspect several of their McDonald's clients have violated their contracts—including, notably, Gamble—and they plan to file lawsuits against them.

Beyond individual franchisees, O'Sullivan told the publication that Kytch intends to "hold every guilty party fully accountable," and expressed interest in bringing McDonald's and Taylor to court. What will come of the pending lawsuits remains to be seen.

For their part, McDonald's denies any wrongdoing. "There's no conspiracy here. We choose equipment and suppliers that we believe will best serve McDonald's franchisees, restaurant crew, and customers," their statement reads.

Don't forget to sign up for our newsletter to get the latest restaurant news delivered straight to your inbox.

Editor's Note: This article has been updated with comments from McDonald's.


There's New Legal Drama Around McDonald's Soft Serve Machines

McDonald's perpetually broken soft serve machines are, once again, in the limelight. After news broke in late 2020 of the increasing popularity of Kytch—a third-party device that can improve the chain's soft serve machine performance—McDonald's allegedly intervened in order to sabotage the fledgling tech company that makes it. As a result, the fast-food giant may be facing a lawsuit.

The soft serve machines had been in the headlines long before Kytch came around. The equipment, produced by a company called Taylor and known officially as the "Taylor C602," is notoriously unreliable and a regular punchline with customers on social media. Some claim it's almost impossible to get a soft serve at their local McDonald's because those ill-fated machines are "out of service" more often than not. In March, when the third federal stimulus check was disbursed, hundreds of McDonald's fans Tweeted some version of the joke that they would donate their $1,400 to repair their local Mickey D's soft serves. A year before that, McDonald's itself scored almost thirty thousand likes with a Tweet making fun of its own machines.

That was in August of 2020. But within three months, the chain's attitude seemingly shifted with news of the new third-party device, which could easily "hack" into the soft serve machine and fix it. The technology was developed by Kytch, a California-based company co-founded by engineering couple Melissa Nelson and Jeremy O'Sullivan.

Some McDonald's franchisees saw Kytch as a much-needed solution to their soft serve problems and started using the device quickly. After all, they had been waiting for a system-wide solution for years, but McDonald's never delivered on their promises. What they were left with were expensive machines whose inner-workings were inaccessible to them, unless they hired Taylor-approved distributors to perform pricey maintenance and fixes. On the other hand, Kytch basically offered user-friendly tools for diagnosing and, in some instances, preventing soft serve machine malfunctions.

The gospel of Kytch was spread far and wide among McDonald's operators when Tyler Gamble, a prominent member of the National Owners Association (the largest conference of McDonald's franchisees), endorsed it last October. After that, Kytch sold some 500 devices, with another 500 projected to be sold by the end of the year. Considering the total market for Taylor equipment solutions consists of about 13,000 McDonald's locations, the company was off to a great start.

But it all came to a halt on November 2, when McDonald's—seemingly out of nowhere—issued a franchise-wide notice discouraging store owners from installing Kytch, and advising them that the use of the device would invalidate their warranties with Taylor. The following day, a follow-up email from McDonald's announced the release of Taylor's own "Taylor Shake Sundae Connectivity"—a user-interface device similar in concept to Kytch.

A McDonald's spokesperson confirmed to ¡Come esto, no eso! that the company did, in fact, warn their franchisees that using Kytch would invalidate their warranties, as well as pointed out potential safety risks involved. "Kytch's software includes a remote operation function, and with this feature, we believe anyone cleaning, operating, or repairing our soft serve machines (like restaurant crew members or maintenance technicians) could potentially be injured if the equipment is turned on remotely," the company said in a statement.

McDonald's also confirmed that a new proprietary "connectivity solution" is in the works, and currently being tested in several dozen locations across the country. The technology will allow restaurant managers to receive text message updates from their soft serve machines when there's a problem and provide data to help keep them running smoothly.

The makers of Kytch, however, suspect foul play—McDonald's only announced their own very similar device after Kytch had already been on the market. But the restaurant chain denies copying Kytch, stating that "For several years now, we've been exploring various opportunities to improve reliability in partnership with Taylor."

Kytch's contracts forbid McDonald's franchisees from sharing the technology with third parties. If, as Nelson and O'Sullivan believe, Taylor did manage to access a Kytch device (which the company has not denied), it would have been with the help of a McDonald's franchisee. As they revealed to Wired, the Kytch makers suspect several of their McDonald's clients have violated their contracts—including, notably, Gamble—and they plan to file lawsuits against them.

Beyond individual franchisees, O'Sullivan told the publication that Kytch intends to "hold every guilty party fully accountable," and expressed interest in bringing McDonald's and Taylor to court. What will come of the pending lawsuits remains to be seen.

For their part, McDonald's denies any wrongdoing. "There's no conspiracy here. We choose equipment and suppliers that we believe will best serve McDonald's franchisees, restaurant crew, and customers," their statement reads.

Don't forget to sign up for our newsletter to get the latest restaurant news delivered straight to your inbox.

Editor's Note: This article has been updated with comments from McDonald's.


There's New Legal Drama Around McDonald's Soft Serve Machines

McDonald's perpetually broken soft serve machines are, once again, in the limelight. After news broke in late 2020 of the increasing popularity of Kytch—a third-party device that can improve the chain's soft serve machine performance—McDonald's allegedly intervened in order to sabotage the fledgling tech company that makes it. As a result, the fast-food giant may be facing a lawsuit.

The soft serve machines had been in the headlines long before Kytch came around. The equipment, produced by a company called Taylor and known officially as the "Taylor C602," is notoriously unreliable and a regular punchline with customers on social media. Some claim it's almost impossible to get a soft serve at their local McDonald's because those ill-fated machines are "out of service" more often than not. In March, when the third federal stimulus check was disbursed, hundreds of McDonald's fans Tweeted some version of the joke that they would donate their $1,400 to repair their local Mickey D's soft serves. A year before that, McDonald's itself scored almost thirty thousand likes with a Tweet making fun of its own machines.

That was in August of 2020. But within three months, the chain's attitude seemingly shifted with news of the new third-party device, which could easily "hack" into the soft serve machine and fix it. The technology was developed by Kytch, a California-based company co-founded by engineering couple Melissa Nelson and Jeremy O'Sullivan.

Some McDonald's franchisees saw Kytch as a much-needed solution to their soft serve problems and started using the device quickly. After all, they had been waiting for a system-wide solution for years, but McDonald's never delivered on their promises. What they were left with were expensive machines whose inner-workings were inaccessible to them, unless they hired Taylor-approved distributors to perform pricey maintenance and fixes. On the other hand, Kytch basically offered user-friendly tools for diagnosing and, in some instances, preventing soft serve machine malfunctions.

The gospel of Kytch was spread far and wide among McDonald's operators when Tyler Gamble, a prominent member of the National Owners Association (the largest conference of McDonald's franchisees), endorsed it last October. After that, Kytch sold some 500 devices, with another 500 projected to be sold by the end of the year. Considering the total market for Taylor equipment solutions consists of about 13,000 McDonald's locations, the company was off to a great start.

But it all came to a halt on November 2, when McDonald's—seemingly out of nowhere—issued a franchise-wide notice discouraging store owners from installing Kytch, and advising them that the use of the device would invalidate their warranties with Taylor. The following day, a follow-up email from McDonald's announced the release of Taylor's own "Taylor Shake Sundae Connectivity"—a user-interface device similar in concept to Kytch.

A McDonald's spokesperson confirmed to ¡Come esto, no eso! that the company did, in fact, warn their franchisees that using Kytch would invalidate their warranties, as well as pointed out potential safety risks involved. "Kytch's software includes a remote operation function, and with this feature, we believe anyone cleaning, operating, or repairing our soft serve machines (like restaurant crew members or maintenance technicians) could potentially be injured if the equipment is turned on remotely," the company said in a statement.

McDonald's also confirmed that a new proprietary "connectivity solution" is in the works, and currently being tested in several dozen locations across the country. The technology will allow restaurant managers to receive text message updates from their soft serve machines when there's a problem and provide data to help keep them running smoothly.

The makers of Kytch, however, suspect foul play—McDonald's only announced their own very similar device after Kytch had already been on the market. But the restaurant chain denies copying Kytch, stating that "For several years now, we've been exploring various opportunities to improve reliability in partnership with Taylor."

Kytch's contracts forbid McDonald's franchisees from sharing the technology with third parties. If, as Nelson and O'Sullivan believe, Taylor did manage to access a Kytch device (which the company has not denied), it would have been with the help of a McDonald's franchisee. As they revealed to Wired, the Kytch makers suspect several of their McDonald's clients have violated their contracts—including, notably, Gamble—and they plan to file lawsuits against them.

Beyond individual franchisees, O'Sullivan told the publication that Kytch intends to "hold every guilty party fully accountable," and expressed interest in bringing McDonald's and Taylor to court. What will come of the pending lawsuits remains to be seen.

For their part, McDonald's denies any wrongdoing. "There's no conspiracy here. We choose equipment and suppliers that we believe will best serve McDonald's franchisees, restaurant crew, and customers," their statement reads.

Don't forget to sign up for our newsletter to get the latest restaurant news delivered straight to your inbox.

Editor's Note: This article has been updated with comments from McDonald's.


Ver el vídeo: 24 HORA COMIENDO ROSA. Guzmancitos (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Colmcille

    Sí, dijiste correctamente

  2. Yaremka

    En ella algo es. Claramente, muchas gracias por la ayuda en esta pregunta.



Escribe un mensaje